Antes del 1979

Hasta el año 1979 las intervenciones realizadas en las eras de San Martín no pasan de ser meras prospecciones superficiales en las que se confirma la existencia de un yacimiento de época romana, identificado con Graccurris. Las primeras las llevó a cabo Blas Taracena en 1932 y después se realizaron otras de forma más sistemática por Marcos Pous en 1965.

En el entorno inmediato las actuaciones tuvieron una mayor envergadura. En los terrenos de la antigua azucarera se realizó la excavación de una importante necrópolis tardorromana y un depósito de armas de los siglos anteriores al cambio de era. La excavación de estos dos elementos confirmaba por un lado la pervivencia de una importante población romana en época tardía y por otro nos confirmaba la implicación del territorio de Graccurris en los conflictos tardorrepublicanos que se dieron en el valle del Ebro.