La Secuencia Histórica


La situación geoestratégica de las Eras de San Martín, situada en la encrucijada de caminos naturales formados por las desembocaduras de los ríos Alhama, Arga y Aragón en el Ebro, junto con la su posición fronteriza que mantuvo durante buena parte de su existencia y la potencialidad de sus amplias tierras de cultivo que las rodean justifica tanto desde el punto estratégico como económico, la existencia de asentamientos humanos desde época muy temprana.

La ocupación del lugar en la Primera Edad del Hierro se mantuvo durante la época celtibérica dando lugar al primer asentamiento con nombre conocido, Ilurcis. El asentamiento romano fundado sobre esta población por Ti.Sempronio Graco en el 179 a.C. evolucionó desde un primer núcleo militar hasta una ciudad monumentalizada en los dos primeros siglos de nuestra era. A este momento pertenecen la mayor parte de los restos visibles en la actualidad.

Con la desarticulación del poder imperial se produce, en los siglos siguientes, un retroceso del hábitat urbano, un abandono de las construcciones públicas y, en definitiva, una ruralización del asentamiento, con el abandono de la construcción y mantenimiento de las obras públicas en la ciudad.

El inicio del medievo supuso una renovación urbana en la que el poblado nuevamente ocupó todo el yacimiento. Este asentamiento perduró hasta los inicios del siglo IX, momento en el que la población se trasladó en torno al cerro del Castillo, dando orígen al Alfaro actual, con una situación que mantiene las ventajas estratégicas y económicas de las Eras de San Martín.

La Secuencia Histórica en .pdf